No, no te has vuelto loco, ni te has confundido de blog, pero es que no podíamos dejar de hablar de la leche de camella. ¿Te la imaginas en tu nevera?

Seguir leyendo