Leche de Oveja

Todo lo que necesitas saber

Etiqueta: leche animal

Leche entera o desnatada, ¿cuál es más saludable?

Leche entera, semidesnatada y desnatada, son los tres tipos de leche que podemos encontrar en la actualidad en el mercado, disponibles para el consumo en nuestro país.

¿Qué diferencia hay entre ellas? ¿Cuál es la más saludable?

La proporción de grasa que incorpora es lo que las diferencia, debemos distinguir que:

  • La leche entera tiene un contenido de grasa mínimo de 3,5 gramos en 100 gramos de producto
  • La leche desnatada aportará un máximo de 0,5 gramos en cada 100 gramos de producto.
  • Y la leche desnatada tendrá un contenido de grasa entre 1,5 y 1,8 en 100 gramos de producto.
Leche ¿entera o desnatada?

Leche ¿entera o desnatada?

Como ya hemos mencionado en otra ocasiones, es uno de los alimentos más frecuentes en los hogares españoles, uno de los más completos. Es fuente de proteínas, grasa, lactosa, minerales (destacan el calcio y el yodo) y vitaminas (del tipo A, E y sobre todo D)

¿Qué diferencias encontramos entre la leche entera y la desnatada?  Ambas mantienen el mismo porcentaje de proteínas, calcio y azúcares. Pero la leche desnatada, al tener menor porcentaje de grasas, las vitaminas A, D y E al disueltas en los lípidos también se pierden.

Tendemos a pensar que es más beneficiosa para la salud la leche desnatada ya que es baja en grasa, y esto ayudará a mantener el peso. Pero esto no es del todo cierto, ya que según varias investigaciones realizadas, la leche y los lácteos con toda la grasa, podrían contribuir a mejorar ciertas enfermedades.

¿Cuáles son los lácteos más beneficiosos para la salud?

¿Cuáles son los lácteos más beneficiosos para la salud?

Y es que no todas las grasas son perjudiciales, aunque durante muchos años éstas han sido el enemigo de la salud. Por ello, es necesario que entendamos que nuestro cuerpo necesita cierto aporte de grasas para su funcionamiento.

Existen dos tipos de grasas, y es aquí donde debemos elegir de manera correcta. Las grasas saludables, poliinsaturadas y monoinsaturadas y las grasas nocivas (saturadas)

Si reemplazamos el 5% del consumo de grasas saturadas por monoinsaturadas o poliinsatauradas, puede conllevar a una reducción de aproximadamente el 13% y 27% en la mortalidad.

Grasas monoinsaturadas

Grasas monoinsaturadas

Sabiendo esto, ¿qué pasa con la leche entera? En los últimos años la evidencia científica ha señalado la posibilidad de que ésta sea más saludable que la leche desnatada.

Se han demostrado vínculos positivos entre la leche entera, y otros lácteos no bajos en grasa, con la pérdida de peso o la diabetes.

Leche de oveja, de cabra o de vaca ¿Cuál prefieres?

El consumo de leche animal, cada vez es menor, un 30% menos desde el año 2000; provocado por el cambio en los hábitos de los consumidores y por la aparición en el mercado de bebidas vegetales. Aún así, hay quién elige tomar cada mañana, leche de oveja, de cabra o de vaca ¿cuál prefieres tú?

En nuestro desayuno diario, no falta un vaso de leche, bien con cacao o con café, casi siempre utilizamos leche de oveja; pero también disfrutamos de la de vaca o cabra.

Las diferencias nutricionales existentes entre ellas, hacen que cada una nos aporte minerales, vitaminas distintas a nuestro organismo. Hay que tener en cuenta que el 83% de los consumidores toman, habitualmente leche de vaca.

Leche de vaca

Leche de vaca

Ésta tiene una mayor concentración de omega 6, lo que la hace muy buena para protegernos del desarrollo de posibles afecciones cardiovasculares.

De los tres tipos de leche, la que más calcio contiene es la de oveja, en ella encontramos un 80% más de calcio que en la de vaca.

Pero no sólo esto, un vaso de leche de oveja, nos aporta sodio, magnesio, calcio, hierro, yodo y fósforo; además de las vitaminas, B9, B7, B3, A, C, D, E y K.

 El aporte nutricional de este tipo de leche, aún puede ser mejorado debido a la alimentación del animal. Según un estudio realizado por el Instituto de Ganadería de Montaña, es viable esta posibilidad introduciendo las microalgas en la alimentación de las ovejas.

Los expertos convencidos que mediante este cambio puede mejorarse la leche, consiguiendo que sea aún más saludable.

Leche de oveja

Leche de oveja

¿Qué pasa con la leche de cabra? Investigadores de la Universidad de Granada, nos aseguran que es un “alimento natural funcional” cuyo consumo debería potenciarse entre la población. Sobre todo, a aquellas personas con alergia, intolerancia a la leche de vaca, colesterol o anemia entre otros.

Para este último grupo de personas, es muy beneficioso, ya que aporta mayor disponibilidad de hierro, calcio, fósforo y magnesio, lo que nos ayuda a prevenir la anemia ferropénica y la desmineralización ósea.

La composición de la leche de cabra, es similar a la de la leche materna, lo que hace que se utilice como base para la elaboración de leches maternizadas.

Leche de cabra

Leche de cabra

El consumo de esta leche nos ayuda con el colesterol, ya que tiene entre un 30%, 40% menos que la de vaca. Además, tiene mayor concentración de omega 6; es decir, es la leche idónea para protegernos del desarrollo de posibles afecciones cardiovasculares.

Cada tipo de leche animal, aporta unos nutrientes y vitaminas buenos para nuestro organismo. ¿Cuál prefieres tú?

Beneficios de la leche en polvo

La leche en polvo tiene importantes beneficios,  no sólo en su transporte y almacenamiento, sino para la salud.

Cuando se deshidrata, la leche disminuye su peso en un 80%, facilitando además que pueda almacenarse durante mucho más tiempo. Esto provoca que sus costes de almacenamiento y transporte disminuyan, puesto que tiene un menor volumen.

Por lo tanto, es un alimento que podríamos considerar esencial en lugares donde no se dispone de una refrigeración adecuada.  En 1980 la leche importada seca fue un competidor muy importante en los países en desarrollo.

El hecho de que nos permita almacenarla durante mucho tiempo no es exclusivo de los almacenes o fábricas industriales. También es usada frecuentemente por excursionistas, viajeros, pueblos cazadores, nómadas, agricultores de montaña, escaladores e incluso militares. Esto es debido a que una persona puede transportar fácilmente mucha cantidad de alimento, no siendo necesario que esté refrigerado.

Leche en polvo almacenada para su distribución

Leche en polvo almacenada para su distribución

El bajo contenido en agua que tiene la leche en polvo, impide a los microorganismos crecer y desarrollarse. Además, la leche se trata con procedimientos térmicos antes de su conversión a polvo,  lo cual ayuda a eliminar aquellos microorganismos que pueden alterar la leche. En este proceso también se desactiva la enzima «lipasa», que es la que degrada las grasas de la leche.

La leche líquida  suele durar abierta una semana, pero en cuanto se abre su envase, empieza a perder propiedades. Sin embargo, la leche en polvo mantiene todas sus propiedades hasta que se mezcla con agua.

Otro de los beneficios de la leche en polvo es que, al convertirla en leche líquida, mantiene características similares a las de la leche de la que se ha obtenido.

Además, si se toma en estado sólido se obtiene 8 veces más calcio que con un vaso de leche líquida. Esto es recomendable para  niños y  mujeres.

En cuanto a la facilidad para digerirla, es superior a la de la leche líquida original.  Destacamos, además, que tiene un tercio de su peso en proteínas, muy recomendado para tomar frente a grandes esfuerzos que requieran un gran aporte nutritivo.

Si además necesitamos una mayor cantidad de nutrientes, se puede aumentar la dosis de leche en polvo añadida al vaso de agua y tomar un vaso de leche aún más concentrado.

El calcio es bueno para los huesos

El calcio es bueno para los huesos

Tiene también una elevada cantidad de potasio, que ayuda a obtener una buena circulación, a la vez que permite a los nervios transmitir las órdenes a los músculos (lo que ayuda a evitar los temidos calambres musculares).

Es rica en fósforo, por lo tanto recomendado no sólo para deportistas, sino para cualquier persona que desee aumentar su resistencia física y mejorar las funciones biológicas cerebrales.

Proporciona las mismas vitaminas que la leche líquida, pudiendo obtener las mismas dosis.

Proporciona una elevada cantidad de vitamina B2 (riboflavina), que es recomendable para mejorar el insomnio, el estrés y la salud ocular.

En la leche en polvo se incluye también Vitamina B5 (ácido pantoténico), otro reductor del estrés y que además reduce el exceso de colesterol.

Está también presente la vitamina B7 (biotina), que mejora la salud de la piel, cabello y uñas, además de ser un regulador de los niveles de azúcar en sangre (recomendable para diabéticos).

¿Conocías los beneficios y utilidades de la leche en polvo?

© 2020 Leche de Oveja

Tema por Anders NorenArriba ↑