En los últimos años se ha observado un cambio en muchos de los procesos que anteriormente se elaboraban por un equipo humano, siendo sustituidos por sistemas tecnológicos. Este auge ha llegado hasta el ordeño de ovejas.

Tradicionalmente, el ordeño se llevaba a cabo de forma manual. Actualmente, solo aquellas familias que disponen de rebaños pequeños son las que mantienen la tradición, ya que disponen de un número más reducido de animales para la extracción de leche.

Pastor ordeñando

Pastor ordeñando

Las maquinas de ordeño buscan obtener la mayor cantidad de leche en un tiempo lo mas reducido posible. Teniendo en cuenta que, esta leche es el producto principal y que gran parte de su producción se destina a la elaboración de queso.

Pero, ¿cómo es este sistema de ordeño?

Consiste en una maquina que se adapta a la ubre de la oveja mediante una pezonera, imitando la extracción que realiza el cordero. Esta pezonera va conectada a unos tubos que trasladan la leche hacia un tanque de refrigeración donde se almacena la leche, para su posterior recogida por un camión cisterna.

Ordeño de ovejas

Ordeño de ovejas

 

Entre estos pasos seguidos para desempeñar el ordeño es fundamental la higiene. Su falta puede provocar enfermedades como la mastitis, que afecta a la leche producida. Además existe una posibilidad alta de contagio dentro del rebaño.

Para controlar esta enfermedad se debe evitar el sobreordeño y, como ya se ha dicho, mantener una  correcta higiene  tanto de la maquina como del espacio de ordeño.

Máquina ordeño

Máquina para ordeñar ovejas

Además, existen sistemas informáticos que ayudan a controlar posibles fallos. Esto ayuda a controlar gran parte de la información sobre la producción: leche producida, estado fisiológico del animal, numero de crías, higiene, incidencias…

Es por ello que, a pesar de haber perdido la tradición, la introducción de maquinaria al ordeño ovino ha servido de gran ayuda para nuestros pastores.