La leche es, para muchos, el lácteo sin el que no podrían vivir. Es esencial para llevar una dieta sana, variada y equilibrada y aporta una gran cantidad de beneficios para nuestra salud. La leche sometida al proceso de homogeneización es cada vez más habitual.

España es uno de los países en los que más leche consumimos, exactamente el quinto. Hoy en día si observamos con detenimiento  las estanterías de los supermercados podemos ver como cada vez hay más lácteos elaborados con tecnologías diferentes a las que tradicionalmente conocemos.

La homogeneización es un proceso innovador con la que conseguimos evitar la perdida nutricional y conservar las características organolépticas de la leche.

¿Qué es la homogeneización?.

España es el 5º país que más leche consume

Tradicionalmente la leche que venimos consumiendo es pasteurizada. Este es un proceso químico que tiene como objetivo eliminar los patógenos para que el tiempo de vida útil de la misma, sea mayor. Sin embargo, mediante este proceso no se destruyen completamente los microorganismos y patógenos, por lo que sigue habiendo actividad microbiana y puede provocar fermentación.

La homogeneización podemos decir que es el proceso alternativo a la conocida pasteurización. Con ello conseguimos que los consumidores que demandan una leche más segura, natural y con las características nutritiva originarias, lo tengan al alcance.

¿Qué es la homogeneización?

Y os preguntareis, ¿cómo se realiza todo este proceso?

Se basa en la aplicación de altas presiones para provocar el colapso y la destrucción de las partículas de suspensión. Así conseguimos que se eliminen las células microbianas y además conseguimos que la leche tenga unas mejores características de coagulación, textura y cuerpo.

homogeneización

Por todas estas cualidades el proceso de homogeneización esta cada vez más presente en el tratamiento de la leche, con el objetivo de obtener lácteos de mayor calidad y con mayores valores nutricionales.

Seguro que todo esto te suena un poco a chino, pero seguro que la próxima vez que vayas al supermercado echarás un ojo al brik de leche y comprobarás si es pasteurizada u homogeneizada.