Todos le damos importancia a mantener una vida saludable. Sabemos las pautas indispensables para ello: beber agua, comer mucha fruta y verdura, tomar lácteos… Respecto a esto último, los lácteos, queremos destacar la leche de oveja, menos conocida pero no menos importante. Por eso, te contamos por qué consumir leche de oveja.

En principio, es más usual consumir leche de vaca, ya que la leche de oveja está principalmente destinada a la elaboración de quesos. Aun así, en muchos países la leche en forma líquida tiene un consumo muy habitual, aportando grandes beneficios para la salud.

 

Una alimentación variada y saludable ayuda a nuestra salud

Una alimentación variada y saludable ayuda a nuestra salud

La leche de oveja es un producto lácteo con muchos beneficios y propiedades para nuestro organismo.

Empezamos con su alto aporte en vitaminas A, C, B, K y E, haciendo que el organismo se encuentre protegido y favoreciendo a la creación de glóbulos rojos en la sangre.

Obtiene gran importancia la vitamina A, principalmente porque fortalece el cabello, frenando su caída y aportando mayor cantidad de brillo y fuerza.  Pero no solo eso, también es buena para fortalecer las uñas, la mucosa y la piel.

También, tiene altos contenidos en proteína y grasas, más que la leche de vaca.

 

La alimentación de las ovejas es importante para la futura extracción de leche

La alimentación de las ovejas es importante para la calidad de la futura leche

Otra de las grandes ventajas que tiene la leche de oveja es la facilidad para ser digerida, lo cual protege el sistema digestivo gracias, además, a que es una gran fuente de fibra.

 

Este lácteo también contiene un gran aporte energético para nuestro cuerpo, ya que por cada 100grs de leche consumida, obtenemos 96,70 calorías. Esto es muy bueno para aquellas personas que realizan actividades físicas.

 

Además de las vitaminas, proteínas y grasas mencionadas con anterioridad, esta leche contiene otras propiedades importantes. El calcio, el fosforo y el potasio también destacan, ayudando al crecimiento y fortaleciendo los huesos.

Consumir leche de oveja aporta grandes beneficios.

Consumir leche de oveja aporta grandes beneficios.

No nos podemos olvidar de el gran aporte en ácidos grasos, que protegen de enfermedades cardiovasculares. Tampoco de su aportación en hierro, importante para personas con anemia.

Además, según un estudio reciente, los lácteos ayudan a combatir el insomnio, ayudando así a mejorar el descanso por las noches y reducir el estrés del día a día.

Por último, y como ya hemos comentado al principio, la mayor parte de la leche de oveja se destina a la transformación de la misma en queso. Si te gustan los sabores fuertes elegirás el elaborado con leche de oveja, ya que adquiere sabores más intensos, característicos también por un olor/aroma más fuerte.

También puedes consumir este tipo de leche en yogures, ¿sabías que existían? Pruébalos, tienen un sabor más fuerte pero delicioso.

Queso elaborado con leche de oveja.

Queso elaborado con leche de oveja.

Seguro que después de conocer todos los beneficios que nos aporta la leche de oveja tienes ganas de beber un buen vaso fresquito, o incluso comer un cacho de queso… ¿a qué si?