La leche es un imprescindible en muchos hogares de nuestro país, pero la mayor parte de la población consume leche de vaca. Pero, ¿por qué no tomar leche de oveja?

Seguro que, si acudiésemos a tu nevera o la de tu vecino encontraríamos que en la nevera, acompañando cada desayuno o en alguna de sus recetas, esta presente la leche.

Existe una ligera costumbre instaurada en la sociedad de que la leche de vaca sea la más consumida, de hecho en los lineales de los supermercados es complicado encontrar leche de otros animales, como la de oveja. Aunque con los cambios actuales que se están empezando a producir en la forma de consumo, cada vez son más los supermercados que cuentan con una pequeña muestra de leche de oveja en su sección de refrigerados.

Leche de oveja en tu cocina, ¿por qué no?

Ordeño de las ovejas

La leche de oveja cuenta con más proteínas que la del resto de animales. Si es cierto que tanto su sabor como su textura, son más fuertes que a lo que estamos acostumbrados, pero sin duda, hay que incluirlo en la dieta poco a poco, y en unos días ni notarás la diferencia.

Además, la leche de oveja es mucho más digestiva, lo que hace que su rango de tolerancia sea mayor, y encontremos más personas a las que este tipo de leche no les afecta igual que la leche de vaca.

Es rica en calcio, fósforo y potasio, además de un alto contenido en vitaminas A y E que actúan como antioxidantes en nuestro cuerpo.

Leche de oveja en tu cocina, ¿por qué no? 2

La alimentación de las ovejas es muy importante

Mucha de la culpa de que la leche tenga estos beneficios para nosotros lo tiene la alimentación de las ovejas, ya que es muy importante que el forraje juegue un gran papel dentro de ella.

Seguro que consumes leche de oveja, al igual que una gran parte de la población, pero en forma de queso. Esta es la principal forma de que la leche de oveja entre en los hogares, pero, ¿por qué no darle una oportunidad?

Cada vez son más los diferentes derivados lácteos que encontramos elaborados con leche de oveja como los yogures o el requesón. Junto con la leche puedes hacer que tu dieta sea variedad y diferentes. ¿Te imaginas un arroz con leche de oveja? ¿Una bechamel utilizando esta leche?

Leche de oveja en tu cocina, ¿por qué no? 2

Introduce la leche de oveja en tu cocina

Siempre se ha visto esta leche, al igual que la de otros animales, desde la barrera. Con esto queremos decir que se le tenía cierto “miedo” a introducir este tipo de lácteos en los hogares, pero los hábitos están cambiando.

Usar leche de oveja en tu cocina, no quiere decir que la utilices simplemente para el café de por la mañana, sino que experimentes, porque sin duda, tus platos y tu salud se verán enriquecidos.