El consumo de leche animal, cada vez es menor, un 30% menos desde el año 2000; provocado por el cambio en los hábitos de los consumidores y por la aparición en el mercado de bebidas vegetales. Aún así, hay quién elige tomar cada mañana, leche de oveja, de cabra o de vaca ¿cuál prefieres tú?

En nuestro desayuno diario, no falta un vaso de leche, bien con cacao o con café, casi siempre utilizamos leche de oveja; pero también disfrutamos de la de vaca o cabra.

Las diferencias nutricionales existentes entre ellas, hacen que cada una nos aporte minerales, vitaminas distintas a nuestro organismo. Hay que tener en cuenta que el 83% de los consumidores toman, habitualmente leche de vaca.

Leche de vaca

Leche de vaca

Ésta tiene una mayor concentración de omega 6, lo que la hace muy buena para protegernos del desarrollo de posibles afecciones cardiovasculares.

De los tres tipos de leche, la que más calcio contiene es la de oveja, en ella encontramos un 80% más de calcio que en la de vaca.

Pero no sólo esto, un vaso de leche de oveja, nos aporta sodio, magnesio, calcio, hierro, yodo y fósforo; además de las vitaminas, B9, B7, B3, A, C, D, E y K.

 El aporte nutricional de este tipo de leche, aún puede ser mejorado debido a la alimentación del animal. Según un estudio realizado por el Instituto de Ganadería de Montaña, es viable esta posibilidad introduciendo las microalgas en la alimentación de las ovejas.

Los expertos convencidos que mediante este cambio puede mejorarse la leche, consiguiendo que sea aún más saludable.

Leche de oveja

Leche de oveja

¿Qué pasa con la leche de cabra? Investigadores de la Universidad de Granada, nos aseguran que es un “alimento natural funcional” cuyo consumo debería potenciarse entre la población. Sobre todo, a aquellas personas con alergia, intolerancia a la leche de vaca, colesterol o anemia entre otros.

Para este último grupo de personas, es muy beneficioso, ya que aporta mayor disponibilidad de hierro, calcio, fósforo y magnesio, lo que nos ayuda a prevenir la anemia ferropénica y la desmineralización ósea.

La composición de la leche de cabra, es similar a la de la leche materna, lo que hace que se utilice como base para la elaboración de leches maternizadas.

Leche de cabra

Leche de cabra

El consumo de esta leche nos ayuda con el colesterol, ya que tiene entre un 30%, 40% menos que la de vaca. Además, tiene mayor concentración de omega 6; es decir, es la leche idónea para protegernos del desarrollo de posibles afecciones cardiovasculares.

Cada tipo de leche animal, aporta unos nutrientes y vitaminas buenos para nuestro organismo. ¿Cuál prefieres tú?

Resumen
Título
Leche de oveja, de cabra o de vaca ¿Cuál prefieres?
Descripción
El consumo de leche animal, cada vez es menor, un 30% menos desde el año 2000; provocado por el cambio en los hábitos de los consumidores y por la aparición en el mercado de bebidas vegetales. Aún así, hay quién elige tomar cada mañana, leche de oveja, de cabra o de vaca ¿cuál prefieres tú?
Autor