No, no te has vuelto loco, ni te has confundido de blog, pero es que no podíamos dejar de hablar de la leche de camella. ¿Te la imaginas en tu nevera?

Desde hace miles de años la leche de camella, es un producto, que se viene consumiendo tradicionalmente en países de Oriente Medio. Nadie puede no tener esta bebida en su casa. Además de ser un alimento imprescindible en la dieta, ahora se incluye en el protocolo de bienvenida de los jefes de estado.

¿Leche de camella en tu nevera?

En países de Oriente Medio es muy consumida

Aunque en estos países su consumo habitual data, aproximadamente, desde hace 6.000 años, a nosotros nos resulta raro. Estamos acostumbrados a tomar cada mañana leche de vaca y de oveja, algunos de cabra, pero, ¿de camella?

Pero quizás en unos años, o incluso meses ya puedas verla por los supermercados. La realidad es que la leche de camella cada vez es más valorada por las propiedades funcionales, que diferentes estudios, le han atribuido.

¿Leche de camella en tu nevera? 2

Tiene menos grasa y un alto contenido de lactosa

La leche de camella tiene un sabor parecido al de la leche de vaca, pero con ciertos toques más dulces. Lo que hace que tengan este leve dulzor es la alimentación de los camellos. Si estos comen alfalfa la leche será más dulce, si por el contrario lo hacen de plantas saladas, tendrá un cierto toque salado.

¿Qué pasa con el tema nutricional? En comparación con la leche más habitual en los hogares, la leche de camella tiene una cantidad muy parecida de proteínas. La diferencia es que esta leche es menos grasa y los niveles de lactosa son más altos.

Eso si, si estás pensando apuntarte a la moda de beber leche de camella, debes de saber que, debido a su bajo nivel de producción, el precio es elevado. Aquí es donde se hace realidad la ley de la oferta y la demanda, unida a la escasez del producto.

¿Leche de camella en tu nevera? 4

Tres litros de producción en cada ordeño.

Como curiosidad te diremos que una dromedaria de raza canaria, suele producir mas o menos 3 litros de leche, mientras que una de Arabia Saudí, unos 20 litros. Si lo comparamos con los 40 litros que produce una vaca Holstein, es donde entendemos la diferencia de precio.

Lo que, si es cierto, es que los hábitos están cambiando y cada vez hay más hogares que consumen leche de oveja, de forma habitual. ¿Cuánto tardaremos en probar la leche de camella?