Seguro que cometemos muchísimos errores a la hora de almacenar la comida en el lugar correcto de nuestra nevera y la leche es uno de los más comunes. ¿Tú dónde guardas la leche?

No vale cualquier sitio para almacenar leche,  en la nevera cada cosa tiene su sitio. Igual que las verduras y frutas las guardamos en el cajón, hay una espacio apropiado para el brick o botella de leche, y no, aunque no te lo creas, no es la puerta.

¿Estás guardando la leche en el lugar correcto?

El lechero iba por los hogares vendiendo y recogiendo los envases de la leche

Si eres de los que guarda el paquete de leche en la puerta, estás muy equivocado, es el lugar menos indicado. Te hacemos una pregunta, ¿cuántas veces a lo largo de un día abres la nevera? Pues ahí tienes al respuesta.

La puerta de la nevera es el lugar menos indicado para guardar la leche porque es la parte que más cambios bruscos de temperatura sufre.  En esta parte solo se deberían almacenar los productos que tengan conservantes naturales, como los zumos o las mermeladas.

¿Estás guardando la leche en el lugar correcto?

¿Guardas la leche en la puerta de la nevera?

El lugar idóneo para dejar tu paquete de leche abierto es el mismo donde dejamos el resto de productos lácteos, la bandeja central. Si no guardas aquí el resto como queso, yogures etc, es algo que también estás haciendo mal y no es el lugar correcto. La balda central, la parte trasera es el mejor sitio para la leche por la temperatura que hay en esa parte. 

Las bandejas más altas y las puertas son las más templadas. ¿Alguna vez has abierto un paquete de leche y te ha durado poco tiempo? Quizás era porque lo tenías en el lugar incorrecto y se ha estropeado. Si utilizas las bandejas inferiores y la parte posterior de las neveras para estos alimentos conseguiremos que duren hasta una semana abiertos y en perfecto estado.

¿Estás guardando la leche en el lugar correcto? 2

Lugar correcto donde guardar la leche

El resto de la nevera aprovecha para almacenar productos que no necesiten demasiado frío o que no corran peligro de romper la cadena de frío o que sean perecederos. Cada alimento tiene unas características diferentes por eso siempre es muy aconsejable que leas la parte posterior de los envases y sigas los consejos de conservación, para hacer lo correcto.