Leche de Oveja

Todo lo que necesitas saber

Categoría: Salud (página 1 de 8)

Yogur o kéfir, ¿tu de quién eres?

A la hora de hacer la compra, cada vez son más las opciones que encontramos en los lineales del supermercado. Los lácteos no se quedan atrás: yogur o kéfir, queso batido, ¿tu de quién eres?

Aunque seguro que hasta ahora no habías caído en la cuenta, o ni siquiera conocías el kéfir, en realidad es un alimento que lleva produciéndose unos cuantos miles de años. Su origen se remonta, ni más ni menos, que hace 12.000 años, siendo oriente medio el lugar donde apareció su consumo.

Yogur o kéfir, ¿tu de quién eres?3

El kéfir apareció hace más de 12.000 años

Yogur o kéfir, ¿cual es la diferencia? Los dos son productos elaborados con leche fermentadas, al igual que ambos tienen fermentos vivos en el producto final. Aunque tengan las mismas características, a simple vista, el proceso de elaboración es distinto.

El yogur se puede elaborar con leche de vaca, cabra u oveja y para obtenerlo tal y como lo conocemos, se produce una fermentación ácido-láctica. Dentro de él y aunque nos “suene a chino” encontramos dos bacterias: Streptococus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus.

Yogur o kéfir, ¿tu de quién eres?1

El yogur es un habitual en todas las neveras

En el caso de que el producto que comamos no tenga estas dos bacterias, ya no podríamos denominarlo yogur, sino que tendríamos que hacer referencia al mismo como: leche fermentada.

¿Y qué pasa con el kéfir?

Como os hemos dicho, al igual que el yogur esta compuesto por una gran cantidad de fermentos vivos, pero la diferencia es que, en este caso, se produce por una fermentación ácido alcohólica.

Si, no te has vuelto loco, el kéfir tiene alcohol, aproximadamente un 1%. Esto se debe a la fermentación de las levaduras fermentadoras, de lactosa y sin lactosa, Kluyveromyces marxianus y Saccharomyces unisporus.

Yogur o kéfir, ¿tu de quién eres?2

Y tú, ¿con cual te quedas?

Estas no son las únicas diferencias entre el yogur y el kéfir, sino que este último es más líquido y más ácido, porque tiene ácido láctico en mayores cantidades. Por eso, si pruebas los dos, el yogur te parecerá más cremoso y más suave.

Ahora es el momento en que tu elijas cuál de los dos es tu favorito yogur o kéfir, incluso quizás añadas los dos a tu cesta de la compra. Eso si, siempre ten en cuenta ese pequeño porcentaje de alcohol que tiene el kéfir, muy importante para embarazadas y niños.

 

Nuevas tendencias en el consumo de lácteos

Las nuevas tendencias en el consumo de lácteos, a veces, nos llevan a elegir productos, para cuidar nuestra alimentación y nada más lejos de la realidad, ya que provocamos el efecto contrario.

¿Por qué consumir leche sin lactosa si no somos intolerantes a la lactosa? ¿Por qué dejar de consumir productos de origen animal?

La falta de información, nos lleva a tomar decisiones, que puede que no sean buenas para nosotros. El consumo de lácteos, va en función de cada persona, es decir, lo que para alguien es bueno, para otra persona no tiene porque serlo.

¿Consumes leche con o sin lactosa?

¿Consumes leche con o sin lactosa?

Por eso a la hora de elegir que productos lácteos consumir, debemos tener claro que:

“Los productos lácteos sin lactosa engordan menos , seguro que alguna vez habéis escuchado esta frase. Y quizás, habéis comprado leche sin lactosa, o algún producto lácteo.

Debéis saber que la lactosa es el azúcar de la leche, está compuesto por glucosa y galactosa; la leche sin lactosa es una opción para aquellas personas que tienen intolerancia o alergia a la lactosa.

Esto quiere decir, que la lactosa no determina que el producto tiene más o menos calorías, ya que esto se mide en la cantidad de grasa o azúcares añadidos.

No es recomendable cenar sólo un yogur

No es recomendable cenar sólo un yogur

“Es sano, cenar un yogur Esta afirmación tampoco es cierta, aunque los lácteos son productos muy completos, les faltan nutrientes importantes como por ejemplo la fibra dietética, los hidratos de carbono complejo o hierro entre otros.

Un error muy común en el consumo de lácteos, es pensar que lo yogures y los postres lácteos son lo mismo. Estos productos tienen valores nutricionales muy diferentes.

Entendemos postres lácteos a los flanes, natillas o arroz con leche, éstos no pasan por un proceso de fermentación y además tienen mayores valores de azúcares y grasas.

Postres lácteos

Postres lácteos

El consumo de estos productos no cuenta a la hora de cumplir las recomendaciones de consumo de lácteos; ya que se recomienda que sean de forma ocasional.

Actualmente, esta surgiendo nuevas tendencias de consumo, una de ellas la comercialización de leche cruda, la segunda las bebidas vegetales.

Recientemente ha sido regulada la comercialización de leche cruda, lo cual ha generado múltiples reacciones. La leche que compramos en el supermercado está tratada térmicamente, de esta manera se eliminan los microorganismos que pueden provocar problemas de salud.

Si consumes leche cruda, debes saber que:

  • Debe venderse antes de las primeras 24 horas de su ordeño.
  • Tiene una caducidad de 72 horas.
  • Se debe conservar en refrigeración, procurando que sea a menos de 4ºC
Bebidas vegetales

Bebidas vegetales

¿Qué tenemos que saber de las bebidas vegetales? Si optas por esta opción, tienes que saber que la calidad de los nutrientes que aportan las bebidas vegetales no siempre es la misma que la de los lácteos.Por eso, antes de llevar una bebida vegetal a la cesta de tu compra, fíjate en su composición, tabla nutricional e ingredientes.

¿Cuánta leche deberías tomar según tu edad?

Es tanta la información que recibimos acerca de la alimentación, de lo que es bueno, de la cantidad que debemos tomar, que a veces no sabemos qué hacer, o si la información que recibimos es correcta. ¿Sabes cuál es la cantidad de leche que debes tomar según tu edad?

La leche tiene un rol clave en nuestra alimentación, es muy importante realizar un consumo adecuado. Sin excederse, y teniendo en cuenta la etapa de la vida en la que nos encontramos.

No es lo mismo, que seamos adolescentes a que nuestra edad esté entre los 60 y los 70 años, nuestros cuerpos no necesitan lo mismo, y por ello la cantidad de lácteos que debemos tomar tampoco es igual.

Consumo de leche, durante la primera etapa de la vida

Consumo de leche, durante la primera etapa de la vida

La leche, cumple un papel clave en cada etapa de la vida constituye un alimento esencial y completo, ya que cuenta con una variedad de nutrientes, como por ejemplo el calcio, carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales.

Si consumimos pequeñas cantidades a lo largo del día, podríamos cubrir el VDR, que es el valor diario recomendado de varios nutrientes.

¿Cuál es el consumo que hay que realizar durante la niñez y la adolescencia? Ambas son etapas muy importantes tanto para el desarrollo físico como para el mental. Motivo por el cual, los requerimientos nutricionales deben ser completos y equilibrados.

En este período el calcio es uno de los minerales principales, y la leche puede aportar, hasta el 90% de calcio recomendado. Durante esta etapa las porciones diarias recomendadas sería de 2 a 4.

Consumo de lácteos durante la niñez y la adolescencia

Consumo de lácteos durante la niñez y la adolescencia

Dos porciones diarias, serían las adecuadas para los primeros cinco años; para edades escolares 3 raciones y los adolescentes deben consumir 4 raciones al día.

Durante la edad adulta, el consumo de leche de manera regular nos ayuda a tener menor riesgo de enfermedades de corazón, ciertos tipos de cáncer, osteoporosis, además de una disminución de sobrepeso y obesidad.

En esta etapa, está recomendado consumir hasta 2 porciones de lácteos, aunque siempre hay que tener en cuenta el estado nutricional de la persona que vaya a tomarlo.

¿Cuánta leche deberías tomar según tu edad?

¿Cuánta leche deberías tomar según tu edad?

La leche es un 90% de agua en su composición, esto hace que durante la etapa de la tercera edad, ayude al adulto mayor a mantenerse hidratado, sobre todo cuando no tiene apetito.

Adecuado el consumo de lácteos, para evitar la pérdida de masa muscular y desmineralización ósea debido a su alto valor biológico.

2 o 3 porciones diarias de lácteos, son las recomendadas durante esta etapa de la vida. Siendo favorable tomarlas, durante las principales comidas del día, desayuno, comida y cena.

¿En qué etapa de la vida te encuentras?

 

Lácteos, ¿ayudan a prevenir enfermedades?

Han sido diferentes estudios los que han revelado que la ingesta de leche y otros lácteos ayuda a prevenir enfermedades crónicas. ¿Quieres saber cuales son?

Últimamente van surgiendo muchas dudas, en torno a los lácteos y si son buenos tomarlos en las diferentes etapas de la vida. Pero ahora tenemos la respuesta: Si y además nos ayuda a prevenir diferentes enfermedades como las cardiovasculares, cáncer de colon o la diabetes tipo 2.

Lácteos, ¿ayudan a prevenir enfermedades?1

Todo esto ha sido el resultado de un gran estudio realizado por diferentes científicos europeos y estadounidenses. En él, han participado Ángel Gil, profesor de la Universidad de Granada, y Rosa Ortega, profesora de la Universidad Complutense de Madrid.

Entre las conclusiones podemos destacar que hay una relación directa, en el peso de los niños al nacer y la ingesta de leche de la madre durante el embarazo.

Durante el estudio se revisaron 14 artículos científicos sobre el papel de los lácteos en la salud y la prevención de enfermedades crónicas.

Lácteos, ¿ayudan a prevenir enfermedades?

Otro grupo del que no se olvidan en este estudio es de las personas de avanzada edad. En este caso, el consumo de leche y productos lácteos podría reducir el riesgo de fragilidad y de sarcopenia.

Estos científicos destacan también que el consumo de productos como el yogurt, especialmente los que tienen bajo contenido en grasa, favorecen la disminución del riego de padecer diabetes tipo 2.

Además, la ingesta moderada de este tipo de alimentos se ha relacionado con un menor riesgo de cáncer colorrectal y de vejiga.

Lácteos, ¿ayudan a prevenir enfermedades?3

Lácteos en la vejez, ¿si o no?

El consumo de leche y derivados lácteos repercute en nuestra salud, pero quizás estemos equivocados de la forma en la que lo hace. Estos productos contienen una gran variedad de nutrientes que nos ayudan a cubrir las necesidades de nuestro cuerpo. Nos aportan proteínas, magnesio, fósforo, potasio, zinc, selenio, vitamina A, riboflavina, vitamina B12 y ácido pantoténico.

Por todo ello, no debemos dejar de consumir lácteos, algo que si alerta a los científicos que han realizado este estudio. Estos, alertan de que se está disminuyendo el nivel aconsejado de consumo de lácteos en una gran cantidad de países.

 

 

 

Leche de oveja, de cabra o de vaca ¿Cuál prefieres?

El consumo de leche animal, cada vez es menor, un 30% menos desde el año 2000; provocado por el cambio en los hábitos de los consumidores y por la aparición en el mercado de bebidas vegetales. Aún así, hay quién elige tomar cada mañana, leche de oveja, de cabra o de vaca ¿cuál prefieres tú?

En nuestro desayuno diario, no falta un vaso de leche, bien con cacao o con café, casi siempre utilizamos leche de oveja; pero también disfrutamos de la de vaca o cabra.

Las diferencias nutricionales existentes entre ellas, hacen que cada una nos aporte minerales, vitaminas distintas a nuestro organismo. Hay que tener en cuenta que el 83% de los consumidores toman, habitualmente leche de vaca.

Leche de vaca

Leche de vaca

Ésta tiene una mayor concentración de omega 6, lo que la hace muy buena para protegernos del desarrollo de posibles afecciones cardiovasculares.

De los tres tipos de leche, la que más calcio contiene es la de oveja, en ella encontramos un 80% más de calcio que en la de vaca.

Pero no sólo esto, un vaso de leche de oveja, nos aporta sodio, magnesio, calcio, hierro, yodo y fósforo; además de las vitaminas, B9, B7, B3, A, C, D, E y K.

 El aporte nutricional de este tipo de leche, aún puede ser mejorado debido a la alimentación del animal. Según un estudio realizado por el Instituto de Ganadería de Montaña, es viable esta posibilidad introduciendo las microalgas en la alimentación de las ovejas.

Los expertos convencidos que mediante este cambio puede mejorarse la leche, consiguiendo que sea aún más saludable.

Leche de oveja

Leche de oveja

¿Qué pasa con la leche de cabra? Investigadores de la Universidad de Granada, nos aseguran que es un “alimento natural funcional” cuyo consumo debería potenciarse entre la población. Sobre todo, a aquellas personas con alergia, intolerancia a la leche de vaca, colesterol o anemia entre otros.

Para este último grupo de personas, es muy beneficioso, ya que aporta mayor disponibilidad de hierro, calcio, fósforo y magnesio, lo que nos ayuda a prevenir la anemia ferropénica y la desmineralización ósea.

La composición de la leche de cabra, es similar a la de la leche materna, lo que hace que se utilice como base para la elaboración de leches maternizadas.

Leche de cabra

Leche de cabra

El consumo de esta leche nos ayuda con el colesterol, ya que tiene entre un 30%, 40% menos que la de vaca. Además, tiene mayor concentración de omega 6; es decir, es la leche idónea para protegernos del desarrollo de posibles afecciones cardiovasculares.

Cada tipo de leche animal, aporta unos nutrientes y vitaminas buenos para nuestro organismo. ¿Cuál prefieres tú?

« Siguientes entradas

© 2019 Leche de Oveja

Tema por Anders NorenArriba ↑